Esculturas

Anthony Cragg - Columna vertebra - The articulated column

La Columna vertebral de Anthony Cragg está situada en el eje que la conecta con el Gaspar de K.H. Hödicke y, perpendicularmente, a la escultura de David Lauer Figura y al Monumento de Erwin Heerich. Existe una afinidad en la
obra de dichos artistas, cuyas esculturas se adaptan igualmente a las estructuras del fondo amarillo-rojizo del ala occidental de la Kreishaus y las escaleras que suben hacia el Forum y, de una manera similar, a la rica variedad arbórea del parque posterior de la Städtische Galerie.
Su monumental grandeza, la pátina negra y el insólito lenguaje de su forma, convierten esta obra de arte autónoma en un fenómeno singular en el espacio entre el parque y las formas estructurales que la rodean.
Si se rodea esta Columna vertebral, el espectador queda sorprendido por el cambio inesperado de las formas y las repentinas variaciones de su estructura. La Columna vertebral da la imprersión de un cuerpo que tiende constantemente a aumentar y a reducirse de tamaño aunque, al mismo tiempo, de una planta dividida en diversos segmentos, cuyo ritmo interior queda determinado por contracciones emocionales. La estructura de la Columna vertebral es relativamente simple: un eje central con volúmenes redondeados y de diversos tamaños superpuestos, definidos con precisión. No obstante, se convierte en un
objeto determinado emotivamente por las oscilaciones tanto de su eje central, como por el consiguiente desplazamiento
del peso.

        
Ampliar imagen?    -    Haga clic en la imagen!

Anthony Cragg ha retomado un viejo principio de la creación artística: aquel de un cuerpo situado sobre un eje central libre en un movimento circular, que ha sido concebido como un comportamento emotivo y, al mismo tiempo, como una forma nueva, fundalmentamente bella, sin otro motivo; esto es, en un acontecimiento por si misma.