Esculturas

Erwin Heerich - Monumento

En el parque junto a la Städtische Galerie se erigió una escultura de lava basáltica de 4,80 m, del artista de Düsseldorf Erwin Heerich. Dicha escultura consta de cuatro bloques de piedra cortados exactamente, cuya longitud es de 120 m. Dichos bloques han sido superpuestos y sujetos los unos sobre los otros, de tal manera que pueda apreciarse cada pieza en particular. Sus junturas fueron aseguradas mediante capas de plomo.
Los bloques superior e inferior conservan su forma de cubo intacta; los dos bloques intermedios muestran motivos esculturales, que se han llevado a cabo de una manera regular y exacta. El segundo bloque inferior muestra incisiones regulares en sus esquinas, de manera que el bloque se transforma en un elemento octogonal. El segundo bloque superior se convierte, mediante un surco excavado en medio de sus cuatro lados, en tres partes regulares.
Se pueden distinguir dos fases en el proceso de ejecución: en un momento inicial, la elaboración de elementos exactos; con posterioridad, las intervenciones esculturales limitadas en el elemento base de los dos bloques centrales. Las intervenciones, en el segundo bloque inferior, aparecen como una concentración o contracción hacia una forma de columna en analogía con la formación natural de las capas de lava. En el elemento base, las entalladuras semejan divisiones y desmontajes potenciales del bloque.
La visión frontal de una superficie de la estela muestra las proporciones entre los cortes del bloque. La longitud total de un lado de 120 m aparece subdivida en divisiones iguales de 20 cm.

En las superficies se hallan enfrentadas tres divisiones. Al desplazarnos en torno a la estela, se hace mucho más evidente el cambio de superficie, al mismo tiempo que el cambio de la contracción y concentración en ambas partes centrales nos sugiere una impresión cinética de movimento. Las segmentaciones de los dos bloques del medio nos recuerdan la forma de un trigiflo de los templos greco-dóricos. Heerich consiguió, mediante la división de los procesos, a dos niveles y en dos partes, crear una forma de diálogo que hace de la escultura un cuerpo único y la pone en movimiento.
Aquí no podemos hablar de una estela en el sentido propio de la palabra. La plástica de Heerich es más bien una „construcción” que únicamente se puede contemplar desde el exterior, sin poder penetrar en ella.
Dentro del trabajo completo del escultor, la pieza de Viersen pertenece al grupo de las obras plásticas monumentales.
Armoniza con el carácter aparentemente arquitectónico de otras obras de este género, como por ejemplo la escultura en el Parque Lanz o la gran «Puerta» en basalto-lava del parque meridional de Düsseldorf..
Los elementos arquitectónico y plástico se hallan muy unidos y estrechamente relacionados en las obras de Heerich.
Los dos aparecen en el parque de Viersen en una forma de diálogo libre con la naturaleza.
El deseo de los ciudadanos de Viersen de instalar en el reducido parque un abrevadero de pájaros, fue el motivo que llevó a Erwin Heerich a la elaboración de una nueva obra plástica.